Cómo preparar chiles rellenos con queso

Respondiendo a una de las recetas que nos han pedido por medio de la cuenta de recetas fáciles de Facebook, hoy escribiremos sobre la receta para preparar chiles rellenos, un platillo de los más populares y representativos en la cocina mexicana, el cual su ingrediente principal obviamente es el chile, quien es el encargado de darle el sabor a esta rica receta.

chiles rellenos de queso

chiles rellenos de queso

Los ingredientes que necesitaremos para preparar chiles rellenos son:

  • Chiles poblanos (la cantidad dependerá de ustedes).
  • Queso fresco (lo justo para utilizar con la cantidad de chiles que utilizaran).
  • Huevos.
  • Harina.

Para preparar los chiles necesitaremos también hacer una sencilla salsa de tomate, y para eso necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Tomates.
  • Un clavo de olor.
  • Un diente de ajo.
  • Media cucharada de maicena.
  • Una cucharada de aceite de oliva.
  • Pimienta y sal (estas son al gusto).

Si no saben cómo preparar salsa de tomate que requerimos para los chiles rellenos, no se preocupen, estos son los pasos:

Lo primero que debemos hacer es poner a hervir los tomates hasta que queden bien cocidos, los retiramos y guardamos el agua con la que los hervimos.

Una vez cocidos los colocamos dentro de una licuadora, agregamos un poco del agua que utilizamos para cocer los tomates, agregamos el clavo de olor, la pimienta, el ajo y la maicena.

El siguiente paso es colocar en una olla un poco de aceite de oliva y esperamos a que este caliente, tomamos un colador y dentro de la olla vamos vaciando la mezcla de la licuadora, esperamos a que la mezcla cambie de color y agregamos sal o pimienta hasta obtener un buen sabor.

Los pasos para hacer los chiles rellenos con queso son los siguientes:

Lo primero que debemos hacer es asar los chiles sobre la parrilla de la estufa, procurando que no se quemen demasiado, por lo que debemos voltearlos continuamente utilizando unas pinzas de cocina.

Conforme vamos asando los chiles, los vamos retirando y los vamos colocando en una bolsa de plástico por un tiempo aproximado de media hora, de tal manera que el vapor generado por lo caliente haga que la piel se ablande y se nos facilite pelar los chiles  y remover la piel quemada una vez que transcurrió el tiempo.

Ahora, teniendo los chiles ya pelados, hacemos una incisión a lo largo del chile y removemos todo su interior, es decir, semillas y venas del mismo.

Una vez hecho esto, podemos decir que tenemos los chiles limpios, así que podemos empezar a rellenar los chiles con queso al gusto y los cerramos utilizando un palillo (picadientes) para que no se abran y los vamos recubriendo con harina, procurando que la harina los cubra por completo para poder cocinarlos mejor.

El siguiente paso será crear un batido con las claras de tres huevos, hasta obtener el punto de turrón en la licuadora. Una vez hecho esto procedemos a incorporar las yemas en el batido y las batimos despacio para que la mezcla no pierda el punto de turrón.

Bien, ahora colocamos aceite en un sartén y mientras se calienta vamos sumergiendo los chiles en la mezcla de los huevos, para después freírlos en el sartén con el aceite caliente hasta que estén bien fritos por ambos lados. Y conforme vamos friendo los chiles, los vamos colocando en un plato con una servilleta para que absorba el exceso de grasa que quede en los chiles.

Finalmente servimos los chiles en un plato plano y los bañamos con la salsa de tomate.

Por cierto, este platillo se acostumbra a acompañar con arroz rojo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario